lunes, 24 de noviembre de 2014

Influencia


Muchos días no tienes ganas de pensar, muchos días no tienes ideas, muchos días no tienes tiempo, quizá das más vueltas de las necesarias, quizás buscas más influencias de las necesarias, nunca te paras, respiras y observas, nunca te paras y dejas que el resto fluya y tú eches raíces. Quizá ese sea el problema...

Una suave brisa de costa, una melodía artificial, un ruido cotidiano, una escena de una película, el tic tac del reloj del salón, quizá esté ahí o quizá nunca ha estado en ninguna parte, puede que solo sea un espejismo y solo tengas humo en tu cráneo, quizá te hayas engañado a ti mismo o no. Puede que hayas esperado mucho de esto, mucho de teclear y poco de coger el lápiz y golpear el cuaderno pensando, distrayéndote, bostezando en voz alta, esperando a que alguien te diese una palmadita y te dijese: "déjalo por hoy, que ya lo has intentado suficientemente". Como nunca ha llegado esa situación, tú sigues, tú te encierras en tu idea y piensas que algún día fuiste, que algún día serás o que se yo, que ya eres quizá...

Podridas ideas, podridos sueños, no hay nada escrito del que quiere y no puede, solo de los que lo consiguieron, por lo tanto relájate, sal a la calle, observa, escucha y recicla. Recicla, distorsiona, mal forma, embrutece, escupe, pisotea, realiza cualquier cosa que puedas crear y dar forma, quizá de esa manera te adentres en lo que tu realmente conoces como idea, quizá de esa manera llegues a tu perspectiva propia y no a la que los demás esperan...

Una vez hayas conseguido la idea, empieza, pero no acabes hasta que te hayas dado cuenta de algo, quizá ya habías empezado mucho antes y no lo sabias...Quizá nunca lo habías empezado y eso también lo desconocías, nunca supiste ponerte limites, nunca supiste ponerte metas, solo un puñado de ideas y una pluma sin tita que no fluía nada de lo que en tu cabeza vivía...


Nunca entre en tu mundo y tú nunca entraste en el mío.- eso es lo que pensaría cualquiera que viera tu obra, pero otros pensaran que están muy cerca, aunque solo pisen la frontera. Calificando, estudiando, analizando, con todo eso no se consigue nada, solo limitar y deshacer, lo más factible es mirar de nuevo a tu lápiz, luego golpear tres veces con él la libreta y finalmente te darás cuenta de que llevas una eternidad con una sola idea...

No hay comentarios:

Publicar un comentario