miércoles, 16 de abril de 2014

Muerte agónica




Tras días de enfermedad ya no recuerdas el motivo por el que te contagiaste, no recuerdas como es estar bien, no recuerdas nada, ya que vives en una cárcel de aislamiento, no quieren que contagies a nadie más, solo que te pudras hasta que te mueras para poder examinar tu cuerpo.

Quizá lo más duro al principio es asimilarlo, asimilar tu estado y aceptarlo, creer que hay otras cosas en la vida para intentar luchar, aunque sepas que no hay cura, que no hay posibilidad, pero que por muchas trabas que te encuentres todo saldrá adelante y que podrás volver a ser el mismo de siempre.

Eso lo piensas al principio, luego te das cuenta de que no puedes contra esa enfermedad, quizá por miedo desconfíes ya de todo, ves que tus seres queridos van desapareciendo por miedo al contagio, miedo a caer en la misma situación que tú, en esos momentos en los que más necesitas el apoyo de alguien te encuentras solo y desamparado. ¿Esto es una traición o solo es supervivencia con algo de sentido común? Lo único que piensas es que en el estado en el que te encuentras nada puede ir a peor...

Después de la depresión viene una falsa calma, quizás por una falsa recuperación, te vienes arriba, te crees que ya has salido del bache y empiezas a hacer planes de futuro, cuando hacia unas horas tu mismo estabas enterrándote, puede que la gente no lo notase, pero tu estás en tu mejor situación, todo te sonríe, todo, aunque solo sean unas horas y luego vuelvas al pozo oscuro donde vives confinado.

Ni un solo segundo es olvidado por ti, todo lo que pasa a tu alrededor lo ves y lo recoges como una prueba de que estas vivo, tu estado ya es casi vegetativo, no vales ni para ir al baño tu solo, puede que te queden minutos, horas, días...No sabes tú final, pero si tu destino, trágico, pero salvador o finalizador según se mire.

Los últimos días viene gente de todos lados, gente que no conoces o no recuerdas, nunca han estado a tu lado, pero ahora se quieren hacer la foto con el trofeo, con el cadáver, porque quieren hacer una "obra buena" para redimir todos sus pecados ante ese dios que no creen y nunca creyeron pero que sin embargo todos piden auxilio y asilo cuando perecen...


La enfermedad tiene muchos nombres, actúa de muchas maneras pero siempre acaba teniendo una función igual, que es la de destruir, los humanos somos un tipo de enfermedad en sí, dentro de nosotros tenemos muchos tipos como la gente en sí, la sociedad enferma y está enferma, los medios te enferman y están enfermos, los medicamentos te enferman más con su enfermedad que llevan dentro, la inepta educación enferma lo que no está escrito dentro y fuera del centro, la pasividad ante los hechos enferma y desacelera tu vida convirtiéndote en un vegetal. Podría estar así toda una vida citando lo malo que somos para el mundo y el mundo que malo es para nosotros, pero solo podrás ver un punto de vista correcto si recuperas lo único que no enferma y previene de dichas enfermedades, que es el sentido común que tanto anhelo y que me lo robaron de crio para sustituirlo por humo mezclado con dinero. 

Seguiremos viviendo en un país que espera su muerte desde el día en que nació...

No hay comentarios:

Publicar un comentario