sábado, 22 de diciembre de 2012

Un suspiro,una vida...




Levantadas las orejas, intentando escuchar algún sonido bajo el manto de oscuridad que proporciona la noche, perdido, pero no asustado, así se sentía aquella bestia de pelaje negro, denominada bestia por los humanos, porque no comprendían y envidiaban su proceder. Aquel ser estaba solo, pero sabía que su manada no andaba lejos, los sentía dentro de él, sabia que aunque ellos no estuviesen visibles, lo acompañarían donde fuera.

Los ojos le cambiaron de color cuando vio a su objetivo, un pelotón de asesinos, humanos que habían matado a otros humanos, "que conmovedor"- pensó...Pero a continuación reaccionó su cuerpo, su sangre se convirtió en fuego y sus garras se tensaron, su pelo se encrespó, sentía el viento cortante atravesándole todo el cuerpo, pero eso solo le hacia sentirse más vivo, el placer llenaba todo su cuerpo.
                                           

***

Una noche cualquiera para los hijos del Caos se podría decir, habían aniquilado a un grupo de patéticos seguidores del Emperador, pero no había supuesto ningún reto para estos veteranos guerreros, solo había servido para saciar su sed de sangre. Relajados y mirando al fuego que había formado las explosiones de los Chimera destruidos y la pila de cadáveres envueltos en llamas, se disponían a ir a una zona más segura, ya habían cumplido su objetivo.
Todo el mundo desea regresar a casa una vez terminado el trabajo, pero hoy algo lo interrumpiría...


Una figura envuelta en sombras apareció de la nada, despertando el interés de los marines del caos, pero todo fue inútil, como una bala fue atacando a cada uno de los traidores, arrancando cabezas, brazos y piernas, hasta que uno de ellos consiguió atravesarle la pata con una espada sierra. Parecía que todo había acabado a la bestia, la visión se le nublaba por la sangre que había perdido, solo veía a 3 grandes figuras de color rojo que se acercaban hacia él.

Pronto acabaría el dolor o eso pensaba el lobo, hasta que una ráfaga de balas atravesó a las figuras enemigas y las hizo tambalearse antes de caer al suelo, el lobo respiró aliviado, sentía que su manada ya había regresado junto a él. Sabía que con ellos estaría a salvo, que si había perdido la pata definitivamente, podrían implantarle otra nueva biónica.

El lobo espacial se acercó al animal herido, ambos se miraron de bestia a bestia, se tenían simpatía, pero ambos sabían que eran depredadores y que no cabían más sentimientos en sus corazones, por lo que el marine le sonrió brevemente antes de cogerle en brazos para partir hacia la base. Mientras salían de aquel escenario, el lobo espacial le susurro a la bestia: "has hecho un buen trabajo esta noche".


By FZ, 
Dedicado a todos los generales de los lobos espaciales...

No hay comentarios:

Publicar un comentario