viernes, 24 de junio de 2011

La toma del antiguo ayuntamiento: Prologo




Marius salió de la taberna, borracho como una cuba, como de costumbre, el sol le cegaba y se tapó con su mano. Un ruido en la calle del otro extremo le llamó la atención, un mendigo salió corriendo como una rata asustada, buscando refugio y corriendo despavorido en la otra dirección. Marius saco la espada para darle caza (odiaba a esa clase de gente). 

De repente vio moverse entre las ruinas a lo que parecían hombres bestia, su rostro cambió, se le pasó el estado de embriaguez enseguida y dirigió a sus muchachos que acababan de salir de la taberna. Soltó a los mastines para que atacasen a las cabras y corrió con sus hombres hacia el viejo ayuntamiento, donde podría ver desde una posición privilegiada lo que pasaba.

En la otra parte de la plaza, un noble enano venía siguiendo el rastro de una banda de orcos desde hacía varios días, estaban agotados, pero su odio por esta raza no les dejaba descansar y necesitaban darles caza.
Cuando salieron del callejón se encontraron de frente con todo un grupo enorme de orcos, les sacaban ventaja numérica, pero eso nunca era un problema para un enano.

Al ver a los orcos un Atronador disparo su arcabuz...

No hay comentarios:

Publicar un comentario